BANDERAS VERDES

Verano, días de descanso, de desconectar de nuestra rutina y conectar con nuestras vidas. Seamos banderas verdes.

Días de excursiones por playas, montaña, de pueblos… de elegir un destino para conocerlo o volver a disfrutarlo.

Pero en esos paseos que damos podemos darles un sentido mayor al que ya tiene, el de dejarlo aun mejor de cómo lo hemos encontrado.

Proponernos en ellos el de recoger al menos, una vez al día, algo del suelo que desentone con el resto del paisaje que visitamos, un papel, unas bolsas, unos botes de bebida, unas botellas de plástico.

Que se note que hemos pasado por allí y que hemos dejado nuestra huella, dejándolo un poco más limpio de lo que lo hemos encontrado.

Quizás nuestros hijos, amigos nos vean y comiencen a imitarnos, o un desconocido que pasa cerca le inspires para hacer lo mismo y se convierta en algo contagioso, pero sobre todo, nos dejará en nosotros una buena sensación de que hemos hecho algo bueno y el día habrá sido mucho mejor.

Que un pequeño gesto en nuestras vacaciones sea una gran ayuda para la Tierra y que además de las banderas azules, negras… de nuestras costas, aparezca las banderas verdes de nuestra satisfacción por algo bien hecho en nuestras vacaciones.

¿Te animas a poner tu bandera verde?

¡Feliz verano amigo!

 

Carlos Ruiz Diez de Medinilla  (Medgón Passivhaus)

¿Para cuando un sello Español en construcción sostenible?

El diario Expansión.com publica esta noticia donde hace referencia a los sellos de sostenibilidad, como el leed, Breeam o el sello verde Gbce

Echo en falta que no hable del estandar Passivhaus Alemán para hacer referencia al ahorro energético que se consigue con la construcción de estos edificios.

Está claro que es España se está comenzando a vivir esta transformación hacia una construcción más sostenible en estos últimos años, a pesar de que en otros paises Europeos se inició en los años 90, sin embargo, nunca es tarde.

A pesar de llegar con este retraso, muchos expertos coinciden en que quizá sea el mejor momento, pues estamos iniciando en nuestro país un nuevo ciclo inmobiliario que facilita adoptar una nueva forma de construir más racional.

En el ámbito laboral esta cuestión tiene una gran relevancia, porque revierte en el beneficio de todas las partes implicadas: por un lado el promotor, propietario o inversor; por otro los trabajadores, pero en general beneficia a toda la sociedad, al poner en el mercado un edificio respetuoso con las personas y con el medio ambiente.

Como ocurre en otros paises, en España tendríamos que crear nuestro propio sello, quizás recogiendo lo mejor de cada uno de los que ya existen , Breeam, Leed o Passivhaus.

El invertir en la construcción de un edificio eficiente no hace que mejore la calidad de vida de sus usuarios si no que además de reducir los consumos energéticos al certificarse aumenta su valor

Os dejo a continuación el enlace a la noticia

http://www.expansion.com/directivos/estilo-vida/casas/2017/07/07/595f6589e2704e3b618b4639.html