SCRUM: Hacer trascendente, incluso lo intrascendente

En los métodos de mejora de los procesos productivos que vamos incorporando en Medgón, hemos empezado a crear grupos de trabajo, mediante la metodología SCRUM, para sacar adelante los proyectos que nos van solicitando los clientes.

Los equipos están formados por todos los departamentos implicados en dar respuesta a ese proyecto, y como reza en SCRUM, los equipos tienen que ser
Trascendentes
Autónomos
Multidisciplinares

Metidos en trabajo con estos grupos, he observado, que la parte más importante, desde mi punto de vista, y que le da un carácter muy especial y un valor que multiplica las expectativas, es la transcendencia en la forma de trabajar que repercute en la motivación para sacar el proyecto adelante.

Trascender significa pasar de un ámbito a otro, traspasando el límite que los separa, cruzar la raya de una forma de actuar por obligación a otra con un sentido distinto, el de superación.

¿Qué es lo que hace que un equipo sea diferente a otro que está realizando la misma tarea, que tenga el mismo proyecto a cumplir que el resto delos grupos que trabajan en lo mismo?….la trascendencia que le dan.

Si nos centramos en los equipos de rugby, de donde procede mucha de la filosofía y la motivación de la metodología SCRUM, vemos que un equipo destaca sobre el resto de los demás, los All Blacks de Nueva Zelanda, y eso se lo proporciona la transcendencia que ponen en su espíritu de equipo, en su forma de entregarse a su proyecto, el partido, con las premisas de Honor, Deber y Empresa

Honor por pertenecer a su equipo, deber de darlo todo por el orgullo de pertenecer a su equipo y con el fin de una empresa: ganar el partido

Eso es una prueba de que cuando tranciendes en tu trabajo, cuando lo das todo por un fin superior, las cosas salen mejor, en menor tiempo y con un regusto de felicidad por haber cumplido con tu deber tan gratamente.

En Medgón hemos entendido esta trascendencia en el trabajo a realizar, no hacemos un trabajo de industrializar una estructura, sino que realizamos el mejor trabajo para conseguir que el cliente final, tengan el mejor hogar que disfrutar con su familia, durante el tiempo que hayan decidido vivir en el.

Deber, honor y empresa, para hacer trascendente incluso lo intrascendente

 

Carlos Ruiz Martinez de Medinilla ( Medgón Passivhaus)

Volver conscientes habilidades inconscientes

Hace unos días comenté en otro artículo, que cayó en mis manos un libro que me está abriendo los ojos, no solo en la vida profesional, sino en la personal, su título: ”Scrum, el arte de hacer el doble de trabajo en la mitad de tiempo”

Si en el anterior artículo hablé de la alegría como fuerza para el éxito hoy descubro habilidades en compañeras de trabajo que permanecían inconscientes en mi.

El viernes pasado coincidí en una obra con Patricia y Raquel, dos compañeras de Medgón, que habían ido a hacer mediciones para una cubierta de madera que nos habían solicitado.

Siempre coincido con ellas en “retaguardia” cuyas labores son diferentes a verlas con el casco y en la “trinchera”, con lo cual no he sabido ver, ni imaginar, cuán importante es su trabajo, qué bien lo desarrollan y cuanta pasión ponen subiéndose “en to lo arto del andamio” despreciando las mismísimas leyes de la gravedad y los obstáculos que toda obra siempre nos tiene esperando, y todo, en un ambiente “absolutamente de hombres”.

Esta nueva forma de ver su trabajo desde el punto de vista de la admiración, de ver como son mejores que uno mismo en algunas habilidades y cualidades, me ha ayudado a valorar esas fortalezas en ellas y a su vez, meditar en las que yo porto, repercutiendo en la mejora de trabajo personal y en equipo.

Sentí orgullo y admiración por mis compañeras, y en definitiva por todos los compañeros de trabajo ausentes en este caso, por estar dando lo mejor de ellos, por entender qué tan importante es ese trabajo para la misión de ayudar a los clientes, con lo cual, la mejora del mismo está asegurada.

Preguntas como: ¿Qué salió bien?, ¿Qué pudimos hacer mejor?, ¿Cómo puede mejorar el equipo? empiezan a ser normales después de cualquier trabajo, reunión o visita. Una forma de hacer, constantemente, una mejora continuada de nuestras acciones y trabajos, y la de nuestros equipos.

Por eso afirmo que Scrum en el trabajo, acelera el esfuerzo de los trabajadores, hace valorarte a ti y a los demás de una forma divertida y en Medgón, lo han sabido ver, introduciendo, sutilmente, esta forma de trabajar en equipo y la responsable de ello… lo sabe.

Quizá sigamos pensando que el valor de los hombres “se le supone”, pero el de las mujeres” hay que demostrarlo”,  por eso, volvamos conscientes las habilidades inconscientes de los demás y las nuestras, como una forma de mejorar, día a día, en nuestras vidas

Carlos Ruiz Martinez Díez de Medinilla ( Medgón Passivhaus)