Industrializando la construcción, Construyendo inteligentemente

Empezamos a familiarizarnos cada vez más con los procesos de industrialización en el mundo de la construcción, pero ¿por qué se está produciendo este paso? Quizás la necesidad de construir de la misma forma más eficiente como se viene haciendo en los países desarrollados, más, rápido, ligero, confortable y duradero. La realidad es que se está industrializando la construcción.

Este procedimiento, al permitir un alto grado de industrialización y de realización técnica, nos lleva a reducciones extraordinarias, en cuanto a coste, plazos de entrega y gran calidad de terminación, así como la durabilidad de la misma

Pero si tuviera que reducirlo en un decálogo de las 10 principales ventajas que ofrece Medgón con la industrialización de estructuras de edificaciones en madera laminada (entramado ligero), con estándares Passivhaus, diría que son las siguientes:

1- Rapidez

Los tiempos de construcción se reducen de forma drástica (en muchos casos a menos de la mitad)

2– Calidad

Los controles de calidad que se llevan a cabo en fábrica, permiten minimizar las incertidumbres y riesgos que puedan existir al finalizar el proceso y reducir así los problemas constructivos que puedan acontecer en el futuro.

3- Rentabilidad

Por un lado, tu proyecto será instalado de manera que no afecte a la productividad de la empresa.
Por otro lado, se reducirán los gastos financieros derivados del coste de la operación ya que los plazos de entrega serán mucho más cortos que en obra tradicional, pudiendo hacer uso de las instalaciones mucho antes para comenzar o continuar con el desarrollo de tu actividad o vida hogareña.

4- Adaptabilidad
Con la industrialización en estructura de madera hace que nos podamos adaptar a cualquier diseño que nos propongan, siendo la madera el material más flexible para todo tipo de diseños

5- Sostenibilidad
La construcción industrializada es mucho más respetuosa con el medio ambiente ya que reduce de forma considerable la generación de residuos y el gasto de recursos. Además, la constante innovación del sector ha permitido que sea cada vez más común el empleo de materiales reciclados y de última generación, en busca de una mayor eficiencia energética.

6-Construcción en seco
Te evitas pérdidas de tiempo en espera del fraguado y no dependes tanto de las condiciones climatológicas para continuar la obra

7- Menor  Consumo energético en calefacción
Al estar construida bajo los estándares Passivhaus  y disponer de un eficiente sistema de ventilación de doble flujo hay un notable ahorro energético de por vida, siéndola media de gasto en calefacción de unos 150 €/m2año

8- Mayor confort y salubridad
Gracias al sistema de ventilación de doble flujo se produce un continuo filtrado y reciclado del aire que circula por la casa, eliminando ácaros, polvo, polen.

Al estar continuamente el aire reciclándose hay una nula concentración de CO2, permitiendo tener también una casa libre de olores en todo momento
Al ser la estructura de madera, esta absorbe mejor la contaminación de ondas electromagnéticas
Al tener un mejor aislamiento por celulosa proyectada a 65kg/m3, permite un mayor aislamiento acústico y térmico, aumentando el confort en el hogar

9- Mayor luminosidad
Por la incorporación de carpinterías de alto rendimiento con triple cristal y gas argón en su interior y rotura de puentes térmicos que permite aumentar la superficie de la ventana, protegiendo en todo momento de las inclemencias del exterior

10- Menor residuos en obra, mayor limpieza
Obras más limpias, con menor desperdicio.

En Medgón llevamos casi 15 años en el mercado con más de 100 edificaciones en este sistema constructivo: Edificios de uso terciario, como hoteles, comercios, bodegas, casas rurales, viviendas unifamiliares, urbanizaciones o edificios en altura.

Seguro que encuentras interesante la diferencia que aportamos en la construcción y tu descubres alguna más ¿te animas a dar el cambio?

Carlos Ruiz Martínez de Medinilla (Medgón Passivhaus)

Volver conscientes habilidades inconscientes

Hace unos días comenté en otro artículo, que cayó en mis manos un libro que me está abriendo los ojos, no solo en la vida profesional, sino en la personal, su título: ”Scrum, el arte de hacer el doble de trabajo en la mitad de tiempo”

Si en el anterior artículo hablé de la alegría como fuerza para el éxito hoy descubro habilidades en compañeras de trabajo que permanecían inconscientes en mi.

El viernes pasado coincidí en una obra con Patricia y Raquel, dos compañeras de Medgón, que habían ido a hacer mediciones para una cubierta de madera que nos habían solicitado.

Siempre coincido con ellas en “retaguardia” cuyas labores son diferentes a verlas con el casco y en la “trinchera”, con lo cual no he sabido ver, ni imaginar, cuán importante es su trabajo, qué bien lo desarrollan y cuanta pasión ponen subiéndose “en to lo arto del andamio” despreciando las mismísimas leyes de la gravedad y los obstáculos que toda obra siempre nos tiene esperando, y todo, en un ambiente “absolutamente de hombres”.

Esta nueva forma de ver su trabajo desde el punto de vista de la admiración, de ver como son mejores que uno mismo en algunas habilidades y cualidades, me ha ayudado a valorar esas fortalezas en ellas y a su vez, meditar en las que yo porto, repercutiendo en la mejora de trabajo personal y en equipo.

Sentí orgullo y admiración por mis compañeras, y en definitiva por todos los compañeros de trabajo ausentes en este caso, por estar dando lo mejor de ellos, por entender qué tan importante es ese trabajo para la misión de ayudar a los clientes, con lo cual, la mejora del mismo está asegurada.

Preguntas como: ¿Qué salió bien?, ¿Qué pudimos hacer mejor?, ¿Cómo puede mejorar el equipo? empiezan a ser normales después de cualquier trabajo, reunión o visita. Una forma de hacer, constantemente, una mejora continuada de nuestras acciones y trabajos, y la de nuestros equipos.

Por eso afirmo que Scrum en el trabajo, acelera el esfuerzo de los trabajadores, hace valorarte a ti y a los demás de una forma divertida y en Medgón, lo han sabido ver, introduciendo, sutilmente, esta forma de trabajar en equipo y la responsable de ello… lo sabe.

Quizá sigamos pensando que el valor de los hombres “se le supone”, pero el de las mujeres” hay que demostrarlo”,  por eso, volvamos conscientes las habilidades inconscientes de los demás y las nuestras, como una forma de mejorar, día a día, en nuestras vidas

Carlos Ruiz Martinez Díez de Medinilla ( Medgón Passivhaus)

 

MEDGÓN: “¡EN BUENA COMPAÑÍA!”

 

Ya hemos comentado en otros artículos, que Medgón, ha sabido adelantarse  a su tiempo con una buena idea: la industrialización en estructura de madera laminada; apoyada por una buena estrategia: ir de la mano en la eficacia energética, (Passivhaus); y con un rango de precios dentro del mercado de la construcción eficiente y de calidad; los resultados, hablan por sí solos.

Pero todo eso no habría sido posible si Medgón no hubiera dado la máxima importancia al recurso más importante para sí: la capacidad productiva de la empresa, su Capital Humano.

Esta importancia es básica, al reconocer el papel de los trabajadores y darles la relevancia que su selección requiere: buscar los mejores profesionales  que a su vez sean buenas personas; que profesionalidad y preparación convivan con valores personales.

Pero teniendo la materia prima ideal, Capital Humano, hay que saber motivarles y que mantengan su ilusión en un proyecto, que a partir de su incorporación a Medgón, pasa a ser “su proyecto”, “nuestro proyecto”, donde el día a día es sacar con ilusión lo que tenemos entre manos, que el trabajo lo realizamos, por nosotros, por nuestros compañeros y  en definitiva por el proyecto común de “nuestra empresa”.

Para ello la dirección de recursos humanos tiene muy claro lo que quiere y cómo realizarlo, una vez  hecha la selección del personal,  el siguiente paso es dar  una formación adecuada en conocimientos técnicos, en procesos productivos y administrativos que ayuden a la mejora de la producción, y en la que el desarrollo profesional de los trabajadores es siempre tenido en cuenta.

Para ello se da mucha importancia a la mejora continuada de los puestos de trabajo, para conseguir mejores resultados; en ocasiones con los mismos recursos de tiempo e inversión; y con la colaboración de todos en el desempeño de esa función.

Todo esto es posible por la implicación de todos, y en especial por la dirección, que ha conseguido saber aunar todo este compendio de buenas prácticas, mediante un liderazgo  cercano, pero muy profesional,  haciéndonos sentir realmente parte de este proyecto…nuestro proyecto.

Como parte de la plantilla de Medgón hablo en primera persona de esta experiencia que es trabajar en esta empresa donde los jefes son líderes, los compañeros, amigos y los proyectos, ilusión.

 

 

Gracias a Estíbaliz(12) y Javier(11), por hacernos partícipes de vuestra idea, y gracias también a Patricia(1), Henar(2), Silvia(3), Vicente(4), Patricia(5), Raquel(6), Virginia(7)Paco(8), Miguel(9), Juanjo(10), Vanessa(13), Richar(14), Dani(16), Raúl(17), Luis(18), Fran(19), Igor(20),  Luis Fernando(21) y nuestro reciente jubilado Emilio, mis compañeros, por la acogida que me habéis dado, por vuestro apoyo y entrega en todo lo que os pido.

Como comentó Henry Ford: “Juntarse es comenzar, permanecer juntos es progresar, Trabajar juntos es Triunfar”

Ven a vivir con nosotros de esta experiencia, os invitamosa compartir vuestros proyectos¡en Buena Compañía! 

                                                                      Carlos(15)