¿Por qué certificar Passivhaus?

Cada vez se oye más hablar del estándar Passivhaus en construcción, pero… ¿por qué certificar Passivhaus los edificios construidos bajo ese estándar?

Certificar la vivienda o edificio es una garantía para el promotor y un sello de calidad para el fabricante.

Desde Medgón, siempre animamos a que se certifique. De esta manera, damos garantía de que el edificio se ajusta al cumplimiento de los requisitos establecidos por el Passivhaus Institut.

El certificado Passivhaus es un estándar creado en Alemania. Este estándar construye bajo cinco principios que hacen que los edificios tengan un elevado confort (lumínico, térmico y acústico) además de un consumo de energía muy bajo.

Existen varios tipos de certificaciones, dependiendo si hacemos rehabilitación u obra nueva.

Las certificaciones de obra nueva se clasifican en:

–          Classic

–          Plus

–          Premium

Estas dependen de la energía primaria renovable demandada y generada dependiendo de los medios con los que cuenta la vivienda.

       Fuente de la imagen: Passivhaus Institut

También existe el certificado Low Energy, en obra nueva que tiene unos valores de demanda de calefacción y hermeticidad mas altos, al igual que en las rehabilitaciones, (Sello Enerphit). La demanda de calefacción en este caso es <25 kWh/(m2a) y el valor límite de la hermeticidad n50 < 1 h-1.

La certificación en rehabilitación es Enerphit, una rehabilitación eficiente de un edificio ya existente bajo los estándares del Passivhaus.

En Medgon, nos dedicamos a obra nueva, y asesoramos el proceso de certificado de la vivienda.

Si quieres más información sobre el por qué certificar Passivhaus ponte en contacto con nosotros,

Raquel Conde (Medgón Passivhaus)

Cataluña, País Vasco y Navarra reúnen el 49% del parque edificatorio pasivo en España

Vía http://www.cicconstruccion.com

 

Cataluña, País Vasco y Navarra son las comunidades más comprometidas con la edificación de casas pasivas, reuniendo el 49% del parque español, en tanto que Cantabria, Castilla La Mancha, Ceuta, Extremadura, Galicia, Islas Canarias, Melilla y Murcia no disponen de ningún edificio certificado Passivhaus, según los análisis de la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), asociación sin ánimo de lucro que engloba a profesionales, empresas y personas con inquietudes y conocimientos en el campo de la eficiencia energética en la edificación.

De acuerdo con las cifras de PEP, a día de hoy, en España hay apenas 53 obras construidas siguiendo los parámetros de edificación energéticamente eficiente establecidos por el estándar Passivhaus, uno de los más completos en construcción de Edificios de Consumo Caso Nulo, y que garantiza una demanda energética de entre un 75% y un 90% por debajo de la que tiene un edificio convencional.

Certificado del Passivhaus Institute

Además, solamente 34 de esos edificios han logrado obtener el exigente Certificado del Passivhaus Institut para las obras de nueva construcción -seis en el País Vasco y cinco en Cataluña y Navarra, respectivamente- y dos únicos edificios, el antiguo Hospital Militar de Burgos, actualmente aulario de la Universidad de Burgos, y el Palacio de Congresos de Vitoria han obtenido la certificación Enerphit, otorgada por el instituto a los edificios que, tras una rehabilitación, cumplen con los ratios marcados por el estándar Passivhaus en consumo energético.

El Certificado del Passivhaus Institute solo se concede a aquellas edificaciones que garantizan las limitaciones que implica el sello Passivhaus en la demanda de calefacción (menor o igual a 15kWh/m² año); la demanda de refrigeración (menor o igual a 15kWh/m² año); la demanda de energía primaria (menor o igual a 120kWh/m² año; y la hermeticidad al paso de aire (menor o igual a 0,6 renovaciones/hora).

Por su parte, Asturias, La Rioja y Madrid tienen, respectivamente, cuatro edificaciones pasivas certificadas; Andalucía dispone de dos; y Castilla y León registra un edificio pasivo certificado y el mencionado aulario de la Universidad de Burgos, con certificación Enerphit a la rehabilitación. Aragón, Islas Baleares y Valencia cuentan con un solo edificio pasivo certificado cada una.

Muy retrasados frente a Europa

Como explica Adelina Uriarte, presidente de PEP, “la situación de España en edificación energéticamente eficiente es francamente mala. Vamos muy retrasados frente a una Europa que se encamina con rapidez hacia la estandarización de los ECCN. En ciudades como Bruselas, Fráncfort y Hannover, o la región austriaca de Vorarlberg, entre otras, es normativo que las nuevas construcciones cumplan con las exigencias del estándar Passivhaus. En España, menos del 1% de los edificios de nueva construcción que se han erigido desde 2009 lo hace. Hablamos de algo especialmente grave porque los edificios son los responsables de más del 45% de la energía que consumimos”.

Una edificación pasiva es un tipo de construcción enfocada a la reducción máxima de la energía necesaria para la climatización, logrando mantener una temperatura constante y confortable mediante la optimización de los recursos existentes. Para ello, se trabaja a través de técnicas de construcción pasivas como, entre otras, un buen factor de forma que reduzca la superficie en contacto con el exterior para disminuir las necesidades de climatización, una orientación correcta de las ventanas para aprovechar el calor del sol cuando están cerradas y la ventilación natural al abrirlas o utilizar protecciones solares que impidan un sobrecalentamiento en verano.

 

Imagen de la Passivhaus El Plantío. Primera Casa Pasiva certificada de Castilla y León

IMG_8467