Un edificio Passivhaus es aquel construido para mantener unas condiciones de temperatura ideales en su interior logrando un ahorro energético que oscila entre el 80% y 90% respecto a una vivienda convencional, tanto en invierno como en épocas estivales.

Aunque es ahora cuando está cobrando un especial protagonismo en España, este estándar de arquitectura nació en Alemania a principios de los años 90, gracias a los profesores Bo Adamson y Wolfgang Feist, que idearon este tipo de construcción y que lo denominaron Passivhaus (Casa Pasiva en Castellano)

La Energía más barata es aquella que no se consume

En los últimos 10 años ya se han creado más de 60.000 edificios en Europa con el estándar de Passivhaus (residencias unifamiliares y multifamiliares, escuelas, fábricas, museos, centros comerciales y edificios de oficinas). Nuevos o rehabilitados.

Su diseño se basa en 5 principios:

principios construcción pasiva

Edificios que cuidan de personas

Los edificios passivhaus que fabrica Medgón constituyen todo un ejemplo de sostenibilidad. No únicamente en el plano económico, sino también en el social y el medioambiental. Uno de los objetivos de Medgón es que «las personas que habitan los edificios que fabricamos vivan mejor, gastando menos energía«.

La madera utilizada para fabricar nuestras estructuras, el tipo de aislamiento que utilizado, el sistema de ventilación o los grandes ventanales que facilitan la incidencia de la luz solar ayudan a prevenir y reducir enfermedades e infecciones de las vías respiratorias. «Antes nosotros cuidábamos de nuestras viviendas, ahora son ellas las que cuidan de nosotros».