Los empalmes tienen por objeto unir piezas en prolongación una de otra, para aumentar su longitud.

Según los esfuerzos a que estén sometidas distinguimos tres casos

1-piezas sometidas a tracción.

2-piezas sometidas a compresión.

3-Piezas trabajando a flexión.

En este artículo hablamos de tipos de empalmes para las piezas a tracción: como puede ser el tirante de una cercha, o de esas piezas horizontales que van de lado a lado de los muros de una iglesia (par-Hilera)

  • Diente de perro (o rayo júpiter recto)

Lo mejor es explicarlo según la figura1. La sección s.b trabaja a tracción: la sección a.b trabaja a aplastamiento y la c.b a cortante. Unas proporciones normales son las de la figura 2.

Este empalme se puede deformar debido a la flexión que le acompaña (Fig.3). Esto se evita poniendo pernos o pasadores (Fig.4).

  • Rayo de Júpiter

Si hacemos el diente de perro oblicuo se obtiene el empalme en Rayo de Júpiter (Fig.5); es más robusto que el anterior y necesita pernos. Para que el ajuste sea mejor se ponen cuñas (Fig.6).

 

La construcción más sencilla del Rayo de Júpiter es dividir la altura de la viga (h) en cuatro partes iguales y desde el centro de la unión tomar las medidas A y B con la misma distancia que la altura de la viga (h). Y después trazamos las rectas entre BD y AC(Fig.7)

Hoy en día pocas empresas recurren a uniones tradicionales en estructuras de madera, suelen ser más costosas y difíciles de ejecutar, así que optan por placas metálicas comerciales, sin tener en cuenta la estética final. Pero en Medgón con nuestro centro de mecanizado (CNC) y que nuestro personal siempre tiene presente el buen resultado estético, y por supuesto estructural, industrializamos estructuras de madera con un resultado final: “impecable”.

 

Raúl Marijuán/Medgón Passivhaus

Fuentes: propias / la construcción en las estructuras, Juan Manuel Del Rio Zuloaga