La madera ha sido utilizada por el ser humano a lo largo de toda su existencia y que está presente en todas las etapas de nuestra vida, desde nuestro nacimiento en forma de cuna, a lo largo de toda la vida en forma de distintos utensilios y juguetes, nos cobija en nuestras casas y nos acompaña en nuestro último viaje en forma de ataúd.

Y es que la madera es un material altamente versátil, biodegradable, renovable y reciclable.

Además, es el único material que reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera.

La madera es elaborada por el árbol captando CO2 y éste es fijado en su interior hasta que la madera se descompone. Por lo que, todo aquello que es construido con madera, se convierte en un almacén de CO2.

Si se trata de madera procedente de bosques regulados por una gestión forestal responsable y sostenible (sello FSC), como la madera utilizada en nuestra fábrica, es la mejor opción ambiental para construir estructuras de todo tipo, ya que la construcción con madera necesita menos energía y produce menos impacto ambiental a lo largo de todo el ciclo de vida del producto, además de proteger los recursos naturales, mantener las funciones ecológicas y la integridad de los bosques.

Según el Centro Nacional de Desarrollo de la Madera de Francia 1 m3 de madera empleada en la edificación, significa la retirada de 1,6 T de CO2 de la atmósfera, regula el ciclo hidrológico, protege el suelo frente a la erosión hídrica y eólica, mantiene la vida silvestre y la biodiversidad.

¡FELIZ DÍA DEL MEDIOAMBIENTE!